Emigrantes albaceteños en África


La emigración consiste en dejar el lugar de origen para establecerse en otro estado o pueblo, especialmente por sus causas económicas o sociales que forman parte del concepto más amplio de las migraciones de población. Los países que registran más inmigración en la actualidad son los pertenecientes al denominado Primer Mundo o países desarrollados, entre los cuales se encuentra España. En la provincia de Albacete ya no nos sorprende ver emigrantes procedentes de distintos continentes, principalmente Asia, Latinoamérica y África, que se han establecido en la provincia por motivos económicos con el fin de tener un futuro más próspero que en sus países de origen. Mucho más raro es la migración a la inversa, conocer algún albaceteño que haya migrado a alguno de estos continentes por necesidad.

Geolocalizador instalado en un individuo de Curruca Mirlona


Desde la década de los 60, algunas zonas de la provincia de Albacete, como la Sierra del Segura, experimentaron un intenso proceso migratorio, un éxodo de pobladores rurales desde los pequeños pueblos de la comarca a las principales ciudades del país como Barcelona, Murcia, Palma de Mallorca, Valencia... donde la actividad industrial y turística ofrecía una oportunidad de empleo y de abandono de las precarias, y a veces medievales condiciones laborales que había en la Sierra. Sin embargo hay muchos albaceteños de cuna, serranos también, que anualmente migran de su Albacete natal rumbo a otros destinos menos tradicionales, como el continente africano.

Macho de curruca mirlona Sylvia hortensis


Son albaceteños con plumas y alas, nacidos en algunos de los numerosos hábitats naturales existentes en la provincia como lo son nuestras zonas forestales, humedales, dehesas, matorrales, montañas, zonas agrarias, herbazales, pseudoestepas… donde habitan alguna de las más de 250 especies de aves silvestres reproductoras en la provincia de Albacete. Migran por necesidad de alimento, cuando los recursos alimenticios escasean en nuestros campos y las bajas temperaturas amenazan la supervivencia de las especies menos adaptadas al frío. Entre estas especies de aves se encuentra una especie de pequeño paseriforme (aves emparentadas con los comunes gorriones), como la Curruca Mirlona (Sylvia hortensis), ave ampliamente distribuida pero poco abundante en zonas forestales abiertas con matorral como son las dehesas o los sabinares. La curruca mirlona es la especie de curruca (aves insectívoras cantoras) más grande de las ocho especies de currucas que se reproducen en la península Ibérica. También es la menos conocida y menos estudiada, siendo la que cuenta con menos ejemplares anillados por parte de los anilladores científicos de aves y cuenta solo con una recuperación de un individuo anillado fuera de nuestras fronteras, por lo que se sabe poco sobre su estrategia migratoria.

Hábitat de la zona de estudio en el término municipal de Nerpio

En la provincia de Albacete las mejores poblaciones conocidas se encuentran en los sabinares y noguerales del término municipal de Nerpio, Sierra del Segura, donde se pueden observar de abril a septiembre y se conoce su fidelidad a los territorios de reproducción gracias a la recuperación de aves anilladas de un año a otro. Si bien sabemos que esta población se reproduce en uno de los valles más recónditos de la Sierra del Segura albaceteña, no sabemos nada sobre su lugar de invernada en el África subsahariana, sus rutas migratorias, lugar de descanso durante la ruta, estrategia migratoria…


Con el fin de dar respuesta a todos estos interrogantes, durante esta primavera técnicos de Ambientea S. Coop., Fundación Ecología y Sociedad Albacetense de Ornitología, han llevado a cabo la primera fase del proyecto denominado “Estudio con geolocalizadores sobre la migración transahariana de la población reproductora de curruca mirlona Sylvia hortensis de la Sierra del Segura (Albacete)”, el cual tiene como zona de estudio el entorno de la reserva Natural Sierra de las Cabras en el término municipal de Nerpio.

De izquierda a derecha David Cañizares (SAO), Juan Fernández-Elipe (F. Ecología), Paula Machín (F. Ecología) y Sergio O. Pinedo (Ambientea S. Coop.)

Durante la primera fase del proyecto llevada a cabo entre los días 23 y 25 de mayo de 2016, se han marcado diez ejemplares de la especie con anillas metálicas y de pvc, a los cuales además se les ha instalado un geolocalizador, dispositivos de 0,5 gr de peso, que llevan incorporados un sensor de luz que mide las variables cada poco tiempo, además de un reloj interno y un “data logger” que acumula las lecturas del fotorreceptor y la hora asociada.


Instalación de geolocalizador a un ejemplar de curruca mirlona

Con esta información se puede estimar la latitud con la duración relativa del día y de la noche, lo cual permitirá al equipo de investigadores conocer con exactitud tanto la zona de invernada de la especie en África, como las rutas migratorias utilizadas tanto en primavera como en otoño.


A la vanguardia tecnológica para el estudio de avifuana


El uso de estas tecnologías convierte al proyecto en innovador, puesto que nunca se ha utilizado dicha metodología para el estudio de la migración de dicha especie, la cual es la curruca menos anillada en España y que tan solo cuenta con una recuperación de un ejemplar anillado fuera de nuestras fronteras, por lo que el desarrollo de dicho proyecto aportará información de calidad y novedosa para el conocimiento de la biología de la especie y la conservación de la curruca más escasa de la península Ibérica.

Activación de un geolocalizador en la zona de estudio


Para ello, antes habrá que volver a la zona de estudio en la primavera de 2017, para intentar recuperar alguno de los diez geolocalizadores instalados durante este mes de mayo a las currucas mirlonas de Nerpio.

El proyecto denominado por sus promotores como “Hortensis”, el nombre científico de la especie en latín, ha sido promovido por el área de proyectos ambientales de la Cooperativa de Iniciativa Social Ambientea, una entidad sin ánimo de lucro de la provincia de Albacete que entre sus fines sociales tiene como objetivos el desarrollo de proyectos que sirvan para conocer y poner en valor el patrimonio natural de los ecosistemas presentes en la península Ibérica. Para ello, desde la fundación de esta cooperativa en diciembre de 2013, se ha trabajado en la conservación de especies tan emblemáticas como el Lince Ibérico en el LIC Sierra del Relumbrar, la conservación de aves esteparias en la ZEPA de San Clemente (Cuenca) o el estudio de la comunidad de aves paseriformes en el entorno de la Reserva Natural Laguna del Hito en la provincia de Cuenca, todos ellos espacios naturales protegidos pertenecientes a la Red Natura 2000, dejando claro el compromiso de la entidad por trabajar en pro de la conservación de especies y hábitats amenazados a nivel internacional.

Para el desarrollo del proyecto “Hortensis”, Ambientea S. Coop. cuenta con el apoyo económico del Instituto de Estudios Albacetenses Don Juan Manuel de la Excelentísima Diputación Provincial de Albacete. También cuenta con el apoyo técnico y humano de la Fundación Ecología para la investigación y la conservación de la naturaleza, una organización sin ánimo de lucro, inscrita en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, cuyo objetivo es la investigación científica en el ámbito de la ecología, desde un punto de vista aplicado a la divulgación del conocimiento hacia los distintos sectores de la sociedad y a la conservación de los ecosistemas. La Sociedad Albacetense de Ornitología, principal entidad científica y conservacionista de las aves silvestres y sus hábitats de la provincia de Albacete, también apoya el proyecto a través de su equipo de anilladores científicos de aves pertenecientes al Grupo Manchego de Anillamiento.

Los investigadores con uno de los primeros ejemplares de la especie marcado con un geolocalizador

La segunda fase del proyecto se llevará a cabo durante la primavera del 2017, el equipo de investigadores se desplazará de nuevo a Nerpio, en la Sierra del Segura para intentar recapturar alguno de los ejemplares marcados este año, recuperar alguno de los geolocalizadores instalados y descargar la información almacenada en los mismos tras un año de funcionamiento en la espalda de las currucas mirlonas. De recuperar alguno de estos dispositivos, se desvelará por primera vez los detalles de la migración de dicha especie, muy poco abundante en Europa y de la que poco saben los científicos. Para ello se pretende realizar un amplio esfuerzo de muestreo, se solicitará la ayuda de voluntarios ambientales mediante la organización de una nueva campaña de voluntariado internacional en la Sierra del Segura, como las llevadas a cabo durante los años 2010 y 2011 en el marco del proyecto Alas para Nerpio, que atrajo a la comarca a voluntarios de 8 nacionalidades distintas con el único afán de vivir nuevas experiencias, llevar a cabo un aprendizaje técnico y vital para cambiar el rumbo de sus vidas en el marco incomparable de los paisajes naturales de la Sierra del Segura de Albacete, uno de los últimos rincones auténticos e inalterados del mundo civilizado.

Featured Posts